ALAN

alan2Hola, me llamo Alan y tengo 32 años.

Antes de conocer a la Comunidad, me involucré con el alcohol y las drogas, no tenía una buena relación con mi padre, a veces discutíamos y pasábamos mucho tiempo sin hablar.Fue diferente con mi madre y mi hermana, con ellas tuvimos una mejor relación. Siempre hablaban conmigo y trataban de ayudarme, pero yo era una persona muy cerrada y tímida, no me abría y con orgullo, no los escuchaba y siempre hacía lo que quería.

Pensaba que la vida era solo broma y nunca tomé nada en serio. Siempre renuncié al sacrificio y buscaba lo más fácil, tuve una vida cómoda y así fue durante 10 años. Finalmente, terminé con depresión por no lograr nada en la vida y pensé que solo podía morir, pero mi madre nunca se rindió conmigo, fue dura conmigo y me preguntó si quería ayuda, así que acepté y encontró la Comunidad.

Entré a la fraternidad "Santa Teresita" en San Pablo. Me sentí bienvenido, me gustó la casa al principio, luego surgieron dificultades, estar lejos de mi familia por primera vez y estar acompañado todo el tiempo por un chico que es tu "ángel de la guarda". Yo era una persona que siempre estaba en la calle cuando quería, entonces todo era difícil de aceptar.
En la Comunidad aprendí a rezar el rosario, a tener tiempo para todo y a compartir cómo vivo a diario. Recibí responsabilidades que me mantuvieron ocupado, que me hicieron donar más de mi tiempo y me enseñaron que podía dar un poco más, incluso cuando no quería.
Sin embargo, aún no estaba listo, mi mente me estaba engañando, haciéndome creer que ya había pasado suficiente tiempo en Comunidad, por lo que mi responsable propuso un traslado de casa, al principio tenía miedo y no quería hacerlo, pero luego lo acepté.

Fui a la casa de Jaú, un nuevo ambiente con gente nueva, tierra más grande y hermosa.
En esta casa aprendí a valorar más las cosas, porque es una fraternidad con más chicos, la providencia era más escasa, aunque nunca nos faltó. Aprendí a valorar la comida, experimenté situaciones que conmovieron mi orgullo, hice amigos, recibí otras responsabilidades.
Mi responsable fue duro y me exigió mucho, todavía tenía muchas dificultades y me di por vencido rápidamente. Él me enseñó a dar siempre más de mí mismo cuando sentía que no podía. Hice una gran amistad con él, era una persona en la que confiaba mucho y compartía todas mis dificultades.
Un día recibí una visita de mi familia, dos semanas antes del retiro donde nos reuniríamos, vinieron a traerme una noticia difícil: mi abuela había fallecido. Entonces fui de verífica, pude ver a mi abuela por última vez.
Estaba feliz de estar con mi familia, pero no creía en la situación, estaba muy cerca de ella, mi abuela era como mi segunda madre y verla por última vez me hizo más fuerte, me dio el valor de seguir mi camino comunitario . Durante este período, me di cuenta de que mi madre y mi hermana estaban más cerca, ya no tenía miedo de abrirme a ellas, hablé de todo lo que me sucedió y traté de respetar sus horarios en casa, vi a un viejo amigo y algunos miembros de la familia. Siempre invité a mi familia a rezar conmigo, cosa que nunca antes había hecho.
Regresé a la Comunidad y pronto mi rutina volvió a ser lo que era, todavía tenía mis dificultades diarias hasta que mi responsable me hizo una propuesta: abrir una casa en Paraguay.

Me dio unos días para pensar, tenía miedo y al mismo tiempo estaba feliz.
Fui elegido para esto, dijo que sería bueno para mí enfrentar mis miedos y crecer en las cosas que no crecí en Jaú. Conocería otra cultura, aprendería otro idioma. Así que seguí mi camino confiando, hasta que llegara el gran día que me iban a transferir.
Regresé a Santa Terezinha y participé en un retiro espiritual en la misión, allí viví un intenso momento de oración y catequesis que me ayudaría en mi viaje comunitario.
Entonces viajamos a Paraguay. Cuando llegamos, había una hermosa casa en una gran parcela para explorar, era una casa muy esperada, sentí nostalgia por comenzar algo nuevo. Éramos un grupo nuevo, totalmente mixto, que comenzó el trabajo de la fraternidad "San Miguel Arcángel".
Había varias tareas, limpiar el jardín, organizar la casa y construir la capilla. Al participar en este trabajo conocí a argentinos, peruanos, paraguayos e italianos. Probé algunos alimentos diferentes, no solo paraguayos, sino de otras nacionalidades que estaban en nuestra casa. Tuve un poco de dificultad para comunicarme con ellos, principalmente con el italiano, pero aprendimos juntos, traté de entender y con el tiempo todos nos llevamos bien. En esta casa, tuve que vencer no solo el calor. Descubrí que el pueblo paraguayo es de mucha oración. Teníamos una comunidad vecina que nos invitó a adorar, vi su gran fe.
Allí también aprendí a cocinar. En esta casa, realmente necesitaba ir hacia los demás para hablar sobre lo que me molestaba, aprendí a ver mis incoherencias, descubriendo mi pobreza. Cada vez me exigían más, me exigían por ser viejo en casa y me enseñaban a ser más responsable.

En Paraguay tuve la sorpresa de tener una experiencia de vida con mi padre, pude mostrarle lo que vivo y también tuve la oportunidad de acercarme.
Participé en recitales con música y gestos con los amigos de la casa y con los niños, algo que estoy seguro de que no viviría allí. Es una casa que vi crecer poco a poco, una hermosa capilla que ayudé incluso en la construcción, de manera simple. No me olvido, en el altar de la capilla había un dibujo con Adán, Eva y Jesús, que representaba la creación, la perdición y la salvación.
Viví momentos que me hicieron abandonarme, que tocaron mi orgullo, mis emociones cambiaron, mi forma de pensar se transformó y nacieron nuevos deseos en mi corazón. Descubriendo que cada día tengo que crecer, amar y servir, que todo es bueno para nosotros.
Fueron 3 años de vida, 3 años de experiencias de vida.
Hoy vivo en Comunidad, siento que mi familia confía más en mí y los siento más cerca de mí, sé que apoyan mi decisión de seguir mi camino, y sé que todo lo que sucedió es un verdadero regalo de Dios en mi vida. ¡Gracias!