Alessandro Y Angela

AngeAle CopiaHola a todos, somos Alessandro y Angela. Vivimos en Rayo de Luz, una misión de Perú y llevamos casados tres años.

Sin embargo, nuestra historia comenzó hace 13 años, cuando en Pesaro, una ciudad de Italia, nos conocimos y nos enamoramos. Pero no todo era tan claro y verdadero. Después de unos meses, surgieron los problemas y nos llevó unos cuatro años darnos cuenta de que teníamos que pedir ayuda porque no podíamos hacerlo solos.

Comenzamos a hacer peregrinaciones a Medjugorje, donde en un recorrido por las diversas comunidades, también conocimos a la comunidad Cenáculo. De una manera especial, Alessandro se encontró muy involucrado con lo que los muchachos dijeron en el testimonio y lloró todo el tiempo, fue un llanto liberador, más que de tristeza. Fue un llanto que expresó la sensación de "no sentirse solo nunca más". Otros jóvenes vivían las mismas cosas, pero habían vencido el pasado, tenían los ojos llenos de luz. La pregunta final era: "¿por qué no yo?"

A partir de ese día, comenzamos a pensar seriamente en pedir ayuda y confiar, pero eso significaba separarnos y no saber qué sería de nosotros.

Al final, después de una crisis bastante fuerte, Alessandro decidió entrar a la Comunidad y yo lo dejé ir.

Cuando entró en el Cenáculo sabíamos que esta vez las cosas se harían bien, sin medios términos.

Teníamos miedo de estar separados hasta el final de todo el camino, y creo que fue el mayor sufrimiento. Un sufrimiento que viendo los frutos valió la pena haberlo vivido.
Estuvimos separados 5 años. Nos veíamos en la Fiesta de la Vida y en las reuniones de Navidad, y cada vez era como volver a enamorarse. Las emociones experimentadas en estas reuniones son indescriptibles y son experiencias que solo en el Cenáculo ser pueden vivir. Madre Elvira nos trajo de vuelta al amor puro y virginal, fue como empezar de cero la relación y reconstruirla nuevamente, pero esta vez sobre las bases sólidas de la fe, la confianza, la oración, el amor desinteresado y la vida verdadera.

Después de aproximadamente dos años que Alessandro estaba en la Comunidad , decidí entrar también yo. Mientras tanto, yo había comenzado en Italia con los encuentros que se realizaban una vez por mes para las chicas que tienen novio en la Comunidad o un miembro de la familia o simplemente para mujeres que se buscan a sí mismas. En este camino, me sentí cada vez más atraída, más fascinada por la Comunidad, en particular por la mujer de la que hablaba Madre Elvira: yo quería ser esa mujer y sentí que solo en Comunidad podría hacer un camino personal y verdadero.

Cuando entré a la Comunidad, Alessandro estaba muy feliz, porque se dio cuenta de que, para entenderlo realmente, tenía que vivir las mismas cosas.
Después de un corto tiempo que yo estaba en la Comunidad, Alessandro fue transferido de Eslovaquia a Italia ; estaba convencida de que nos veríamos más, ya que estábamos cerca, al final fue lo contrario, porque Alessandro fue a la misión.

Yo estaba sorprendida, emocionada, feliz, sin palabras, al ver que Alessandro escuchaba la voz de Dios sin temor a perderme. Era la señal de que finalmente era un hombre libre y de que podía "caminar con sus piernas". Había madurado, era feliz, seguro y tenía esa luz en los ojos que siempre quiso tener.
También estaba feliz porque mi sueño siempre fue ser misionera y el Señor había escuchado mis oraciones.
Durante un año y medio no nos vimos, y cuando yo también llegué a Perú, conocí a un hombre transformado aún más. Finalmente estábamos juntos bajo un mismo techo. ¡¡No lo podía creer!!

Alessandro inmediatamente me dijo que se sentía muy bien en la misión y, después del primer período de adaptación, inmediatamente me sentí como en casa. Como misioneros, hemos crecido mucho abrazando nuestros límites y los límites de otras personas, niños, misioneros, las culturas diferentes, etc.

Nos hizo crecer como padre y madre, nos enseñó a correr, correr, sin cansarnos por el bien de los demás. Vivir en una misión, especialmente con los adolescentes, es una experiencia profunda que pone en juego toda tu vida pasada, tu relación con tus padres, tu adolescencia rebelde. A menudo nos detenemos a pensar en los niños y en el hecho de que, a diferencia de nosotros, tienen 18 años en el mundo sin el sólido apoyo de una familia como hemos tenido nosotros. Por supuesto, los ayudamos y, para algunos, nos convertimos en su familia, pero no es lo mismo.

Otra cosa que siempre nos ha hecho sufrir es la incapacidad de ayudar a los niños especiales, ya que merecen recibir ayuda con las atenciones especiales que solo una familia puede ofrecer. En particular, teníamos en nuestra misión a una niña Brenda y un niño Víctor que necesitaban urgentemente una familia o traslado a casas más competentes. Al final, decidimos preguntar si podríamos ser esa familia para ellos y padre Stefano y nuestros responsables dieron su consentimiento.

Estábamos súper felices, listos para casarnos y adoptar dos hijos especiales. Pero temporalmente esa alegría se sacudió, Alessandro sufrió un accidente, donde perdió su mano. Una tragedia que vivió con sufrimiento, pero también con mucha paz y fe. Nos sentimos envueltos por el amor de toda la Comunidad por la forma en que oraron por nosotros, en particular por Alessandro, y al final, todo salió bien. Los médicos quedaron sorprendidos por su inexplicable positividad y vitalidad. Nuestro único objetivo era casarnos.Decidimos casarnos el 15 de agosto en Perú, en la capilla de nuestra casa. Estamos agradecidos por el permiso especial que recibimos del Obispo para celebrarlo en casa y también por la presencia de numerosos sacerdotes que celebraron y bendijeron nuestra unión, en particular, Don Andrea.

A partir de ese momento, nuestra vida como misioneros casados comenzó. Al principio, un poco confundido, pero siempre lleno de emociones y más feliz de vivir con toda esta vida alrededor.
Al final del día, nos sentimos tan llenos de todo lo que experimentamos durante el día que agradecemos a Dios por dejarnos vivir aquí. Lo que experimentamos es exactamente lo que nos hace sentir bien.
Dimos la bienvenida a los dos niños, quienes ayer se convirtieron oficialmente en nuestros hijos.

¡¡Qué decir!! Un espectáculo ser padre y madre. Creemos que ambos son el mejor regalo que hemos recibido de Dios para nuestra familia.
Todas las noches, le agradecemos por pensar en nosotros como sus padres, sentimos que Dios nos ha confiado a estos dos niños, que por alguna razón desconocida fueron rechazados y abandonados para que en el futuro puedan ser nuestros. Experimentamos su presencia y su providencia todos los días. Acabamos de decir "SÍ" y, a cambio, nos están enseñando a ser padre y madre, mostrándonos la forma de amarlos como El quiere.

Definimos la vida familiar dentro de una misión como "una misión en la misión". Es hermoso, pero difícil, a veces doloroso, pero lleno de alegría. A veces los platos vuelan, pero a menudo solo respiras amor.
Cuando vives en una misión, la familia se convierte en algo precioso, porque ves a todos los niños que no tienen este don y lo aprecias más, le das más valor, más atención, más santidad.

En nuestra pequeñez, tratamos de hacer que todos se sientan bienvenidos, amados y estamos siempre disponibles. También sentimos mucho el amor de todos los niños, misioneros y amigos que nos rodean y nos hacen sentir amados y llenos de amistad.

Agradecemos de corazón a Madre Elvira por su sí a la vida, a la Comunidad y a la misión.

También agradecemos a todos los que confiaron en nosotros para permitirnos vivir en una misión y adoptar a Brenda y Víctor.

Agradecemos a Dios que nos dio una segunda oportunidad para renacer como hombre y mujer y como familia.
¡Gracias, gracias y solo gracias!