KERI

 

Me llamo Keri, tengo veintitrés años y soy de Nueva York.kery Copia
Cuando era muy joven, perdí a mi madre y mi padre no podía cuidar de mí porque era alcohólico, así que me mudé con mi abuela. Ella era realmente una madre para mí y era de origen judío. Aunque nunca hablamos de Dios o de la oración, recuerdo que estábamos celebrando, sin embargo, algunas fiestas de la fe judía.

Cuando tenía siete años, mi abuela enfermó gravemente de cáncer y ya no podía más quedarme con ella. Así que me fui a vivir a un orfanato con otra familia. Este momento en mi vida fue difícil para mí, siendo una niña, no sabía cómo lidiar con todas las emociones que había experimentado: ya había perdido a mi madre, no podía contar con mi padre y ahora tenía que dejar ir a mi abuela para estar con una familia completamente nueva. Todo esto causó mucha tristeza dentro de mí. Entonces aprendí a "desenchufar" mis emociones y distraerme con otras cosas. Era buena en la escuela, así que usé esto para sentirme capaz y llenar los vacíos que tenía. En la escuela secundaria, empecé a tener una doble vida: tenía amigos que estudiaban mucho como yo y trabajaban duro, y otros que consumían drogas. Cuando probé la droga, mi descenso al mundo del mal fue rápido: en una semana, la usé todos los días. No sabía cómo lidiar con la vida y todo el dolor que llevaba dentro, esta "droga" parecía un escape fantástico.

Cuando tenía dieciséis años, mi abuela murió y perderla para siempre fue muy difícil para mí. Ya no me importaba la vida y, durante cuatro años, entré y salí de varios centros de rehabilitación, hospitales e instituciones para desintoxicarme de la heroína y muchas otras drogas pesadas. Fue un período de oscuridad total y sólo por la gracia de Dios sigo viva. En el punto más bajo, traté de quitarme la vida porque no podía aceptar todos mis errores. En ese momento, una tía mía que conocía a la comunidad de Medjugorje me habló de ello.

Al principio, no estaba convencida, pero era mi última oportunidad, porque después de que me arrestaron, el juez me había permitido evitar la prisión entrando en la Comunidad Cenáculo.

Entrar en la Comunidad fue muy difícil para mí, especialmente viniendo de una vida de mentiras, pecado y egoísmo. Me costó adaptarme, principalmente porque había crecido sin oración y no era católica. Sin embargo, había chicas que estaban allí desde hacía más tiempo, y vi en ellas una luz y una esperanza que nunca había encontrado antes. Prometí hacer todo lo que la Comunidad proponía: trabajar bien, servir a los demás y vivir en verdad, pero me negaba a orar. Hubo un momento, después de ocho o nueve meses de caminar, cuando parecía sentir la misma desesperación que antes de entrar. Esta vez, en lugar de huir, le pedí ayuda a Dios, me gusta mucho la música, así que escribí una canción como oración. Por primera vez, me sentí escuchada y comprendida por Dios, estaba allí, delante de Jesús en la Eucaristía, y todo comenzó a cambiar.

Poco a poco comencé a creer, orar, esperar y confiar en que hay un Dios viviente que nos ama, que quiere sanarnos y quiere que seamos felices.

Después de dos años de caminar, recibí el gran don del bautismo, pude recibir la primera comunión y la confirmación. Fue un momento muy fuerte, porque realmente sentí que Jesús me había lavado de todos mis pecados pasados y me había dado una nueva vida en El.

Otro momento fuerte fue cuando, después de muchos años, mi padre biológico vino a visitarme. Hice lo que la Madre Elvira nos enseñó: lo abracé firmemente, contando hasta "siete"... y ambos lloramos. Hubo perdón compartido sin palabras: había mucha curación para los dos. A partir de ese momento, traté de entrar más profundamente en la oración, porque entendí que la fuente de la vida realmente proviene de Jesús. Cuando estoy enojada, delante de Jesús veo la verdad; cuando estoy impaciente con alguien, allí encuentro la paz de nuevo, pido disculpas y continúo. La comunidad me enseña a vivir la vida cristiana de una manera muy concreta.

A través de la amistad, puedo cambiar, amar, ser amado y encontrar a Jesús en las personas que me rodean. En este último período, recibí el gran regalo, junto con un grupo de chicas americanas, de permanecer unos meses en Italia, en la Casa de Formación, donde viven las hermanas y la Madre Elvira. He descubierto que en todas las fraternidades de la comunidad parece una gran familia. Ahora, en lugar de huir de la vida, quiero abrazarla.

¡Mi vida es un regalo de Dios y quiero vivirla plenamente! Hoy no me siento perfecta y sé que no todo está completamente curado. Sé que todavía hay muchos pasos que seguir, pero soy feliz porque sé que soy amada y cada día puedo empezar de nuevo en una familia que está unida en Cristo. ¡Gracias!