¡Peregrinación a Czestochowa!

Polonia    17aa443a0057c81b9ab8b87f21e261be banner2

Polonia, Tarnow – Jasna Góra

17-25 de agosto 2018

Agosto es un mes especial para Polonia; en este período desde hace siglos una multitud de peregrinos camina hacia el Santuario de Jasna Góra, llevando en el corazón oraciones, esperanza y sufrimientos. Para nosotros, los jóvenes de la Comunidad, es un gran don poder participar en esta peregrinación: hace años que participamos en el “Grupo 21”, que se llama Beata Carolina, joven mártir de Tarnow.

Este año había un grupo numeroso de cenacolinos, cerca de 60 jóvenes de las fraternidades de Italia, Croazia, Eslovaquia, Polonia y Austria. Vivimos unos días plenos de alegría en la oración y la amistad.Polonia 05Polonia 03

Los días estaban bien organizados y con mucha oración: cada día rezabamos el Santo Rosario caminando, la Coronilla de la Divina Misericordia y el Vía Crucis; la Santa Misa era el momento central de la jornada. Cada día hacíamos un cuarto de hora de “zona de silencio”: 15 minutos para estar a solas con el Señor, caminando, meditando algunos puntos para reflexionar que nos daba el sacerdote jesuita Remigiusz Reclaw, guía del grupo.

El Lema de este año: “Unidos al Espíritu Santo, edificamos la Iglesia sobre el modelo de Jesucristo.” Nos ayudo a acercarnos más a la “persona” del Espíritu Santo y su importancia para nuestra vida. Fue bello escuchar las catequesis del padre Remigiusz, ver cómo Madre Elvira nos enseñó a vivir la jornada pidiendo un corazón abierto al Espíritu Santo.

En el camino hacia Czestochowa la Virgen nos regaló una sorpresa cada día:a medida que nos acercábamos a Ella sentíamos en el corazón más hermandad, amor, comprensión, caridad con los peregrinos de nuestro grupo. Gracias a Ella, a pesar de no hablar el idioma polaco, comprendimos los gestos de verdadera amistad, respeto y amor entre todos.

En los grupos había muchos sacerdotes dispuestos para el Sacramento de la Reconciliación. En nuestro grupo estaba Don Marco, el más joven de nuestros sacerdotes, recién ordenado para la Fiesta de la Vida. Todas las tardes rezábamos por las nuevas vocaciones sacerdotales y agradecíamos por el don de los sacerdotes, don Marco bendijo a todos los peregrinos del grupo.

El viernes, un día antes del ingreso al Santuario, durante la Santa Misa, junto con 8000 personas vivimos un acto penitencial colectivo, antes de contemplar el rostro de la Virgen.

Llegamos a Czestochowa bendecidos por el Señor, con lluvia después de 8 días de sol. Antes de entrar a Jasna Góra, hablamos con Padre Stefano que estaba al lado de Madre Elvira. Momento pleno de alegría y gratitud: cuando cantamos el canto a la Virgen Negra, teníamos claramente la certeza de que sin Madre Elvira, ninguno de nosotros hubiera conocido a la Virgen. Para Madre Elvira siempre fue una amiga grande y preciosa. Muchos de nosotros también hicimos la peregrinación por nuestra Madre, la sentíamos cerca aún sin palabras, pero con alguna sonrisa y quizá alguna lágrima.

La entrada al Santuario fue emocionante y difícil de describir: la alegría, la nostalgia, agradecimiento, pero también la tristeza de terminar la peregrinación…pero no el entusiasmo para seguir caminando…Luego la reverencia a Ella postrándose un minuto con la certeza de que la Virgen Negra recoge lo que cada uno tiene en el corazón para llevarlo a su hijo Jesús.

La Misa de cierre fue celebrada por el Obispo ordinario J.E.Andrezej Jez ante una multitud de peregrinos, además los amigos y los hijos de la Comunidad que se unieron en este momento de alegría final. Las palabras del Obispo durante la homilía se referían a la fatiga de la renuncia y el sacrificio ofrecido durante estos 230 km a pie. “Si quieres destruir a alguien sácale la fatiga y el esfuerzo…Todos nosotros necesitamos el sano cansancio que enriquece la vida.” Esto fue la peregrinación…

Gracias Señor por nuestra Madre Elvira, por su fe y por el amor a la Virgen que nos transmitió. Gracias porque nos enseña a vivir la vida con fatiga y esfuerzo y sanos sufrimientos que enriquecen la vida.
Querida Virgen Negra, te agradecemos por la tierra polaca que nos recibe cada año, bendecida por los pasos de los peregrinos!
¡Gracias, gracias, gracias!

 

                                            Polonia061