CENTENARIO DE LAS APARICIONES DE FÁTIMA

banner fatima b

Mensaje que la Virgen de Fátima dejó a los tres pastorcitos

En ocasión del centenario de las apariciones de Fátima deseamos recordar el mensaje central que la Virgen dio a los pastorcitos luego de haberles mostrado las penas que sufren las almas en el Infierno:
“Vieron el Infierno donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos, Dios quiere instituir en el mundo la devoción a mi corazón inmaculado. Si hacen lo que les diré se salvaran muchas almas y habrá paz. La guerra está por terminar. Pero si no paran de ofender a Dios, mientras sea Papa Pio XI comenzará otra guerra peor. Cuando vean una noche ilumnada por una luz desconocida sepan que es el gran signo que da Dios para avisar que castiga al mundo por sus delitos, con la guerra, el hambre y la persecución contra la Iglesia y el Santo Padre. Para impedirlo les pido la consagración de Rusia a mi corazón inmaculado y la Comunión reparadora los primeros sábados. Si escuchan mis pedidos Rusia se convertirá y habrá paz. De otra forma, Rusia difundirá sus errores por todo el mundo, suscitando guerras y persecuciones contra la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre sufrirá mucho, varias naciones serán aniquiladas. Al final, mi corazón inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y se le concederá al mundo un período de paz. En Portugal siempre se conservará el dogma de la fe….” Sigamos escuchando las palabras afectuosas que la Madre del cielo entrega a sus hijos y recorramos el camino de conversión.


La historia de los tres pastorcitos

Consagración del 13 de mayo

 

                                                                                                                          13 de mayo 1917

3 pastorelliNos preparamos para la gran fiesta del Centenario recordando los hechos más sobresalientes . Los hermanos Francisco y Jacinta Marto (9 y 7 años) mientras cuidaban sus ovejas en la Cova de Iria, cerca de Fátima, vieron descender una nube y aparecer la figura de una mujer vestida de blanco con un rosario en la mano: la Virgen María les da una cita a los niños para el 13del mes siguiente y para otros cinco encuentros.

Se difunde la noticia de las apariciones y llegaron multitudes. El 13 de julio los 3 videntes dijeron que la Virgen había prometido un suceso prodigioso que convencería a todos de la veracidad de las apariciones. Las apariciones continuaron y fueron acompañadas de revelaciones sobre el futuro, especialmente sobre el fin de la primera guerra mundial y del peligro de una segunda guerra. Como confirmación de lo que María dice a los videntes, el 13 de octubre de 1917 millares de personas dicen haber visto el “milagro del sol”. Muchos de los presentes, aún a kilómetros de distancia, cuentan que mientras llovía y el cielo estaba cubierto, de golpe la lluvia cesó y se abrió el cielo. El sol comenzó a girar sobre sí mismo, haciéndose multicolor y aumentando su tamaño como si se precipitara a la tierra.

Francisco y Jacinta murieron a tierna edad en una epidemia de gripe española, mientas Lucía se hizo carmelita. En 1930 la Iglesia reconoce oficialmente el carácter sobrenatural de las apariciones. El 31 de octubre de 1942 Pio XII consagró el mundo al Corazón Inmaculado de María. San Juan Pablo II, respondiendo a la invitación de la Virgen y los tres pastorcitos, el 25 de marzo de 1984, consagró a Rusia al corazón inmaculado de María. Un año después, en Rusia subió al poder Michail Gorbaciov y comenzó un proceso pacífico de de auto-demolición del imperio comunista ateo. El 8 de diciembre de 1991, fiesta de la Inmaculada Concepción, en una reunión de líderes de las Republicas de la URSS se decide el desmantelamiento de la Unión Soviética: el hecho asombra al mundo entero.

                                                CANONIZACIÓN DE FRANCISCO Y JACINTA MARTO

Este año se celebra el centenario de las apariciones de la Virgen María en Fátima, el 13 de mayo 2017. Papa Francisco irá a Fátima para esta cita especial y a la vez canonizará a Jacinta y Francisco. El 13 mayo de 2000, hace 17 años, Juan Pablo II fue a Fátima para proclamar beatos a Francisco y Jacinta Marto, los dos pastorcitos de Fátima. Junto con su prima, Lucia dos Santos, que se hizo religiosa y vivió hasta los 90 años, fueron protagonistas de las apariciones de la Virgen que comenzaron el 13 de mayo 1917 y se aparecía el día 13 de cada mes hasta octubre de ese año. Francisco y Jacinta serán, entonces, los primeros niños, no mártires, proclamados santos.

 Papa Francisco y la Bienaventurada María de Fátima

 

  ACTO DE CONSAGRACIÓN A MARÍA, SANTÍSIMA VIRGEN DE FÁTIMA

papa con m.di fatimaBeata María Virgen de Fátima,
Con renovado agradecimiento por tu presencia materna, unimos
Nuestra voz a la de todas las generaciones que te dicen beata.

En ti celebramos las grandes obras de Dios,
Que no se cansa nunca de inclinarse con misericordia hacia la humanidad,
Afligida por el mal y herida por el pecado, para sanarla y para salvarla.

Recibe con bondad de Madre el Acto de Consagración que hoy
Hacemos con confianza ante esta imagen tuya tan querida para nosotros.

Sabemos que cada uno de nosotros es precioso para tus ojos
Y que conoces todo lo que hay en nuestros corazones.

Que tu dulce mirada nos alcance y recibamos la caricia de consuelo de tu sonrisa.

Toma nuestra vida entre tus brazos:
Bendice y fortalece cada deseo de bien, reaviva y alimenta la fe,
Afirma e ilumina la esperanza, suscita y anima la caridad,
Guíanos en el camino de la santidad.

Enséñanos tu amor que prefiere a los pequeños y a los pobres,
A los excluidos y a los que sufren, a los pecadores, a los perdidos,
Reúne a todos bajo tu protección y dales a todos Tu querido Hijo, nuestro Señor Jesús. Amén.

                                                                                                                                     Papa Francisco, Plaza San Pedro, 13 octubre 2013


PAPA FRANCISCO EN PEREGRINACIÓN A FÁTIMA

Novena de oración

 

FATIMA2

NOVENA A LA SANTISIMA VIRGEN DE FÁTIMA (del 4 al 12 de mayo)

1917-2017: Celebración del Centenario de las Apariciones de la Virgen María en Fátima

Virgen Santísima que en Fátima has revelado al mundo el tesoro de gracias escondidas en la práctica del Santo Rosario,
Infunde en nuestros corazones un gran amor por esta santa devoción para que meditando
Los misterios
Podamos recoger los frutos y obtengamos las gracias que te pedimos en la oración,
Para la mayor gloria de Dios y para la salvación de nuestras almas. Así Sea.
7 Ave María

Corazón Inmaculado de María, ruega por nosotros.


María, Madre de Jesús y de la Iglesia
Te necesitamos.
Deseamos la luz que irradia de tu bondad,
El consuelo que viene de tu Corazón Inmaculado, la caridad y la paz sobre las que Tú Reinas.
Te encomendamos con confianza nuestras necesidades para que Tú nos socorras
Nuestros dolores, para que Tú los alivies; nuestros males para que Tú los sanes,
Nuestros cuerpos para que Tú los hagas puros;
nuestros corazones para que los colmes de amor y de contrición,
Y nuestras almas para que con tu ayuda se salven.
Recuerda, Madre de Bondad, que Jesús no rechaza tus oraciones,
Concede alivio a las almas de los difuntos, curación a los enfermos,
Pureza a los jóvenes, fe y armonía a las familias, paz a la humanidad.
Haz volver a los que perdieron el camino, danos muchas vocaciones y santos Sacerdote,
Protege al Papa, a los Obispos y a la Santa Iglesia de Dios.

María, escúchanos y ten piedad de nosotros,
Vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos.
Después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre,
o clemente, o pía, o dulce Virgen María . Amén


consacrazione2CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

Oh Virgen Santa, Madre de Jesús y Madre nuestra,
Que te apareciste en Fátima a los tres pastorcitos para dar al mundo
Un mensaje de paz y de salvación,
Yo me empeño para recibir tu mensaje.

Hoy me consagro a Tu Corazón Inmaculado, para pertenecer más a Jesús.
Ayúdame a vivir fielmente mi consagración, con una vida gastada enteramente en el
Amor a Dios y a los hermanos
Siguiendo el ejemplo de Tu vida

Te ofrezco la oración, las acciones, los sacrificios de cada jornada
En reparación de mis pecados y los de los otros,
Con el empeño de cumplir mi deber cotidiano según la voluntad del Señor.

Te prometo rezar cada día el Santo Rosario,
Contemplando los misterios de la vida de Jesús entramados con los misterios de tu vida.

Quiero vivir siempre como verdadero hijo tuyo, trabajar para que todos te reconozcan y te amen como Madre de Jesús,
Verdadero Dios y único Salvador nuestro. Así sea.

7 Ave María

¡Corazón Inmaculado de María, ruega por nosotros!