15 AÑOS EN JAÚ!

FIESTA DE LOS 15 AÑOS DE JAÚ

Fazenda San Francisco de Asís, Abril 2016

Estamos felices de poder compartir los hechos que han marcado el último período en la Fraternidad brasilera “Fazenda San Francisco de Asís”, en Jaú. Este año anticipamos al 3 de abril, domingo de la Divina Misericordia, la Fiesta del Aniversario de nuestra casa.

Prácticamente desde el comienzo de la Cuaresma todos los jóvenes estaban comprometidos con algún aspecto de la preparación de la Fiesta. Este esfuerzo, junto a las renuncias de la Cuaresma, hicieron crecer, por los sacrificios vividos juntos, la amistad y la unión en la fraternidad.

Jau 1La preparación del Recital y los ensayos se hicieron difíciles por la lluvia constante, además una tormenta tropical destruyó parte de la escenografía unos pocos días antes de la fiesta, en nuestro corazón teníamos la certeza de que Dios, como siempre, nos ayudaría. En efecto, el Señor nos regaló una espléndida jornada de sol el día de la Fiesta.

Habíamos celebrado el Domingo de Ramos con los amigos de la casa y con nuestro queridísimo, fidelísimo y siempre disponible Obispo Emérito, su Excelencia “Don Francisco” Zugliani.

Tuvimos la gracia de tener en casa a nuestro querido Padre Diego, de Argentina, desde el Jueves Santo hasta la Fiesta. Fue una gran bendición tener en casa un sacerdote para el Triduo Pascual.

La Misa del Jueves Santo, con el lavatorio de los pies y la Institución de la Eucaristía, la Adoración continua, la Celebración del Viernes Santo de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo y la Santa Misa de Pascua fueron todas muy bien preparadas y vividas con gran espiritualidad junto a los hermanos de “Santa Teresita” de Mogi das Cruzes. ¿Podríamos encontrar mejor manera para que crezca la amistad entre nuestras dos fraternidades que vivir y rezar juntos durante la Semana Santa?

Jau 2Pocos días antes de la fiesta tuvimos el auxilio artístico de nuestro hermano consagrado Peter, quien pintó las últimas partes del escenario y nos dio consejos muy útiles para mejorar la coreografía de los bailes. Para unirnos más en el frenesí de los últimos preparativos, el viernes antes de la Fiesta rezamos la Coronilla Angélica a San Miguel Arcángel. Decididamente los ángeles nos ayudaron pues la vigilia la vivimos con serenidad, empeño y alegría.

Podrán imaginar la gran emoción de la mañana de la fiesta porque todos estaban a la espera del encuentro con las familias; para muchos jóvenes era la primera visita, entonces la emoción es más fuerte. Cuando llegan las familias son recibidas con cantos, bailes, abrazos calurosos, muchas sonrisas y algunas lágrimas. También llega “Don Francisco” que va en seguida a la capilla para confesar. Antonio y Padre Eugenio dan la bienvenida a las familias y luego de unos cantos con gestos comienza el santo Rosario. Emociona ver a las familias unidas rezando los Misterios de la Gloria.

Es el domingo de la Misericordia y la catequesis de Padre Eugenio es sobre la Misericordia. Dios no se cansa nunca de perdonarnos. El perdón nos debe ayudar a ser más misericordiosos, a hacer el bien a nuestros hermanos y debemos acercarnos más al más débil y necesitado.

Jau 3La Adoración fue el momento más intenso de la mañana, los jóvenes descendieron del escenario para estar junto a sus familias, unidos en un abrazo de amor y de perdón. Cuando el Padre Diego pasó en medio de las familias con el santísimo Sacramento se sintió una gran efusión del Espíritu Santo. Muchas incomprensiones, miedos y tinieblas se disiparon al llegar la luz. Luego de la Adoración el clima era más armonioso y las familias compartieron un rico buffet que habían traído.

A las tres de la tarde los amigos seguían llegando, mientras rezamos cantando la Coronilla de la Divina Misericordia.

Recordando los inicios de la fraternidad y qué difícil que era que llegue un sacerdote, Padre Eugenio agradeció a Don Francisco y a los sacerdotes que se hacen Providencia espiritual para nuestra fraternidad, especialmente Padre José Carlos y Padre Sergio aunque no pudieron estar allí. También a nuestros Padres amigos argentinos: Padre Diego y Padre Carlos.

Antonio y Mauricio hablaron de los primeros tiempos de la Comunidad y agradecieron a los amigos. Los de la primera hora como Don Francisco, Alzirina, Aloisio y Claudete quienes desearon e hicieron posible que se abriera la casa y que hasta hoy están cerca con su afecto y disponibilidad y también a aquellos, mucho más numerosos, que el Señor nos fue regalando a través de los años. Amigos fieles que posibilitaron el crecimiento de nuestra Comunidad para recibir muchos jóvenes desesperados. Amigos siempre atentos a cada cosa que necesitamos y siempre prontos para ayudarnos. Tampoco nuestra fiesta hubiera sido posible sin la ayuda de muchos amigos que colaboraron y aunque es difícil nombrarlos a todos, ellos están en nuestro corazón, instrumentos de la Misericordia de Dios que se hace concreta con su amor y disponibilidad.

Siguieron los testimonios de Evaldo y su hijo Lucas. La oración con fe fue escuchada. Evaldo ha rezado mucho para que su hijo Lucas entre en la Comunidad, y finalmente se están redescubriendo, superando muchas dificultades, a la luz de Dios y con la ayuda de la Comunidad, sus roles de padre e hijo. Luego una generosa merienda preparada por algunos amigos y antes de la celebración de la Santa Misa, “Don Francisco” recordó que fuerte fue la voluntad de nuestros amigos para abrir la Comunidad y también algunos recuerdos suyos de Madre Elvira el día en que se firmó la donación que permitió el nacimiento de nuestra fraternidad.

Jau 4Durante la Misa, celebrada por Don Francisco y concelebrada por Padre Eugenio, Padre Diego y Padre James (un Padre de San Manuel, Misionero, recién llegado de Kenia y con muchos deseos de conocer mejor nuestra realidad), algunos hermanos recibieron el Sacramento de la Confirmación.

Después de la Santa Misa mientras los jóvenes se preparaban rápidamente para el recital, pasamos un cortometraje de Madre Elvira hecho por nuestro hermano Peter. Un lindo modo de sentir fuerte la presencia de su Amor y su Carisma en este día de fiesta.

Este año el recital del Hijo Pródigo fue más actual, gracias al esfuerzo de Cesar y Edvaldo sumados a los consejos de Hermano Peter. Cambiaron la escenografía, alguna música y las coreografías de los bailes. El resultado fue muy bueno gracias al esfuerzo de todos. La idea era que el recital testimoniara el mensaje de la Misericordia del Padre especialmente a los jóvenes y a los jovencísimos. Los amigos quedaron muy entusiasmados y felices, las familias conmovidas al ver representada esta Parábola del Evangelio que es la historia misma de la vida de sus seres queridos, un día perdidos en el vicio y las tinieblas y que a través de la Comunidad encontraron la Misericordia de Dios y ahora, paso a paso, están recuperando la dignidad de Sus Hijos.

Agradecemos a todos los que han partecipado y gracias, Señor, para todo el bien que podemos vivir y redescubrir cada dìa.

Los chicos de la Fraternidad de Jaú

 

TESTIMONIO DE CESAR AUGUSTO

Recital 2Entré a la Comunidad a los 16 años con el corazón herido y lleno de tristeza. Dios con su gran misericordia me recibió en la Comunidad Cenacolo donde aprendí a rezar, a amar, a perdonar, a tener confianza y caridad, todas cosas que antes nunca había hecho en mi vida.Hoy, a los 18, siento que la vida es algo maravilloso y todos los días doy gracias a Dios por formar parte de esta familia. Estoy feliz de haber participado en la fiesta de los 15 años de nuestra casa. Sentí muy fuerte la presencia del Espíritu Santo en la Confirmación y en la Adoración, la Misericordia de Dios me envolvió a mí y a mi familia en un calido abrazo.

Agradezco a la Comunidad por el don de haber podido participar en el Recital representando la parte del Hijo prodigo viví la emoción más grande de mi vida porque estaba representando mi historia y la historia del Amor infinito de Dios que siempre, aún en los momentos más oscuros me estaba esperando. Si hoy estoy vivo y tengo el corazón lleno de esperanza es gracias a Dios y a Madre Elvira. Agradezco a la Comunidad por todo lo ue hizo y está haciendo por mí. Gracias.

 

TESTIMONIO DE WILSON

Recital 3Soy Wilson, tengo 48 años y hace dos que vivo en la Fraternidad San Francisco de Asís de Jaú. Antes de conocer la Comunidad estuve varios años en una profunda depresión, no trabajaba y sentía un gran vacío interior. Estaba desanimado, muerto por dentro, no sentía más emociones, todo era gris y monótono. Un día una amiga de mi prima escuchó el testimonio de los jóvenes y Dios quiso, a través de una cadena de personas que me querían, que esta semilla de esperanza llegara al corazón de mi hermana. Y ella me dijo que pruebe: “Ve…prueba…aunque sea por un tiempo…Probemos.” Así conocí la Comunidad y en seguida me sentí bien recibido, en los ojos de los jóvenes veía una luz distinta y en sus gestos veía que me querían. Jóvenes que habían vivido la misma desesperación me demostraban que creían en mí, esto me tocó el corazón en seguida. Rezando pude empezar a conocerme. Recuerdo la primera vez que me arrodillé en la capilla, a los pocos minutos comencé a llorar, era como si estuviera viendo toda mi vida y sentía la gran Misericordia de Dios, Su gran Amor, más fuerte que mi culpa, más fuerte que mi pecado.

Agradezco a la Comunidad porque hoy me siento un hombre nuevo, lleno de vida y de fe. Agradezco mucho a la Comunidad por haber interpretado el Padre en nuestro Recital “El Hijo Pródigo”. Yo tengo dos hijos y este recital me ayudó a ver muchas cosas con ojos diferentes y a sanar muchas heridas. Y agradezco de corazón a nuestra Madre Elvira, su “sí” permitió mi resurrección.