ENCUENTRO DE FAMILIAS EN VALLADOLID

messa valladolidbanner valladolidEncuentro anual de familias de la Comunidad Cenacolo en Valladolid (España)

La Comunidad del Cenacolo en España celebró su IV encuentro nacional de familias los días 6, 7 y 8 de octubre en Valladolid. Fue un regalo del Señor poder contar con la presencia del P. Massimo y Santiago, sacerdote y consagrado de la Comunidad respectivamente, y de algunos chicos que viven en las fraternidades de España.

d Massimo sp

Comenzamos el encuentro el viernes con una Eucaristía en la que P. Massimo nos volvió a recordar que lo más importante en nuestra vida debe ser LA ORACION para poder resistir en las dificultades. Nos contó que el primer consejo que daba Madre Elvira a los padres que acudían desesperados a ella por la situación de sus hijos era arrodillarse delante de una imagen de la Virgen Maria y rezar el Rosario juntos. Y esperar los milagros que iban a ocurrir. Porque si somos humildes y llamamos a la Virgen, Ella viene en nuestra ayuda; pero Ella es humildísima y respeta nuestra libertad, y si no la llamamos no viene. La oración, cuando es verdadera, despierta nuestra conciencia. Y cuando los padres rezan los chicos ven el cambio en sus padres: ya no se echan la culpa uno a otro, no contestan a las provocaciones del hijo, están en silencio… y ellos ven que hay una fuerza nueva en sus padres. Y los padres experimentan ellos mismos la Misericordia de Dios que va sanando sus heridas.

Al día siguiente sábado, tuvimos una charla del P. Jon García sobre la vida y obra del beato P. Bernardo de Hoyos, primer apóstol en España de la Devoción al Sagrado Corazon de Jesús, y autor de “El Tesoro Escondido de la Devoción al Sagrado Corazón de Jesús”. Escuchamos una catequesis de Madre Elvira sobre el Rosario: En Comunidad se rezan tres rosarios al día. El primero al alba, los misterios de gozo para que nuestra vida renazca con el Si a Dios. El segundo a la tarde, significa la época problemática de la vida, la adolescencia y juventud, donde se ven los defectos de los padres, las injusticias, parece que no hay respuestas…Por eso se rezan los misterios dolorosos para sanar nuestras heridas con el Amor de la Pasión de Jesús. Al anochecer, al final de la vida, se prepara el corazón para el encuentro definitivo con el Señor en la resurrección y se rezan los misterios de gloria.El Rosario es la oración de los últimos, de los pobres, los sencillos. Por eso es la oración de María.

vescovo spCelebramos una Eucarístia presidida el obispo auxiliar de Valladolid, Mons. Luis Argüello que nos explicó que el corazón humano está hecho a imagen y semejanza de Dios, pero es un corazón que está herido y en su búsqueda de amor a veces elige caminos equivocados que llevan a la esclavitud. La herida de nuestro corazón la cura la herida del Sagrado Corazón de Jesús.

Tuvimos una catequesis con P. Massimo que nos explicó la parábola del hijo pródigo. La palabra de Dios está viva. El padre de la parábola es un padre que escandaliza por el amor hacia sus dos hijos. El padre busca al hijo con el corazón pero no va a buscarle hasta que ve que vuelve porque respeta su libertad. El hijo se fue a un país lejano. Por eso el camino de vuelta de nuestros hijos también lleva tiempo. Y ese tiempo depende de lo lejos que se haya ido cada chico. Madre Elvira pensaba inicialmente que ese camino eran tres años (los años de vida pública del Señor) pero luego vio que dependía de cada chico, de lo rápido o lento que caminaran hacia el Señor. El verdadero protagonista de la parábola es el hijo mayor. El padre sale a consolar al hijo mayor pero éste le desafía, no le llama padre. Al final cae la máscara del hijo mayor y se da cuenta de su egoísmo. El hijo pródigo vuelve humillado pero humilde. El hijo mayor se creía bueno y le faltaba humildad.

Gomez2P. Massimo también nos habló de la misión de los padres. Si los padres se convierten los hijos se salvan. Es muy importante pedir perdón. Los padres tienen que curar los sentimientos de culpa porque si
no los curan siguen siendo débiles, frágiles y manipulables. Los padres deben hacer el camino de la Comunidad y decidir con el tiempo si quieren ser parte de un proyecto para salvar a muchos jóvenes: acompañar a otras familias que tienen en su casa la cruz de la droga.

El domingo, en otra catequesis de Madre Elvira, escuchamos que cada uno de nosotros es especial para el Señor. Es imprescindible el encuentro personal con Dios y nuestro Si personal, responsable, desprendido de intereses para una vida diferente, nueva en Cristo. Si falta el Si a Dios consciente y personal, entonces nuestra vida no cambia y todo sigue igual. Lo que importa es el Si y nosotros no podemos decirlo por los demás sólo podemos decir el nuestro. Y luego ese Si se contagia. Todas las marginaciones, humillaciones que sufrimos son pasajes del Evangelio en nuestra vida personal. Los hijos pueden recaer pero nosotros seguimos adelante.

papa joseSantiago nos contó que Madre Elvira le decía “No estás aquí para salvar a los chicos sino para amarlos” Otro aspecto muy importante en el camino de conversión es la obediencia. El que obedece no se equivoca nunca. Si yo decido puede ser que me equivoque pero si obedezco, no. Madre Elvira sintió durante siete años la vocación a hacer algo por los chicos en la droga pero sus superiores le decían que no y ella obedeció. Y al final esta obediencia llevó a una gran obra de Dios.

padres spEl P. Massimo puso deberes a los matrimonios: Una vez por semana, después del Rosario (que rezamos juntos cada día), nos preguntamos uno a otro ¿qué cosa te ha molestado de mi esta semana? Y aunque sea la misma cosa durante 30 años nos pedimos perdón mutuamente y damos gracias al cónyuge porque todavía nos soporta y porque nos conocemos mejor gracias a él. No hay nada más triste que cuando le digo al otro “ya no puedes cambiar”. Si se lo decimos a nuestros hijos y no confiamos en que han cambiado es como si les estuviéramos metiendo en una tumba de la que no pueden salir. Tenemos que confiar en su cambio. Es muy importante que los padres hagamos el camino de la Comunidad, que confiemos en la Comunidad que quiere hacer libres a nuestros hijos. Los padres no deben interferir en el camino que sus hijos están haciendo en la Comunidad. Hay que fiarse de que Dios hace las cosas mejor que nosotros. Tenemos que descubrir nuestras heridas internas y caminar en comunidad hasta descubrir el Tesoro Escondido (el Sagrado Corazon de Jesús). Los padres tenemos que rezar juntos y nuestros hijos por lejos que estén, lo sentirán.

Los padres de España

banner valladolid