“Jesús continúa invitándonos a la gruta de Belén para hacernos ver y comprender que nuestro Dios se ha vuelto pequeño e indefenso.”


Madre Elvira