Él viene porque es un Dios que ama ser recibido,

está en la puerta de nuestra libertad y golpea:

¡no lo dejemos afuera, abrámosle la puerta!


Madre Elvira